Edición 8

Obras por Regalías

El 2020 comienza con excelentes noticias para las industrias petroleras y mineras: la expedición del Decreto 98 de 2020 (en adelante, el “Decreto”) que permitirá que las personas jurídicas que exploten recursos naturales no renovables en Colombia ejecuten proyectos de inversión para el desarrollo y beneficio de las entidades territoriales donde ejecutan actividades, a cambio de entenderse cumplida su obligación de pago de regalías al Estado. 

El pago de regalías en Colombia tiene su fundamento en el artículo 360 de la Constitución Política de 1991, en el que se determina que “la explotación de un recurso natural no renovable causará, a favor del Estado, una contraprestación económica a título de regalía, sin perjuicio de cualquier otro derecho o compensación que se pacte. La ley determinará las condiciones para la explotación de los recursos naturales no renovables” . Así, las empresas petroleras y mineras que operan en Colombia adquirían, en el desarrollo de sus actividades, la obligación de pagar regalías a favor del Estado; regalías que, generalmente, se pagaban en dinero o en especie.

Vale la pena anotar que, hace unos años, la Ley 1942 de 2018 había establecido que, con el objeto de promover la inversión y el desarrollo de las entidades territoriales productoras, sus representantes legales podrían acordar de forma voluntaria con las compañías que, como parte del pago de las regalías correspondientes, formularan, presentaran y ejecutaran proyectos de inversión con cargo a las asignaciones directas que rigen el Sistema General de Regalías .

Sin embargo, el sistema jurídico colombiano carecía de una norma que reglamentara de forma completa e integral esta alternativa presentada en la Ley 1942 de 2018 sobre el pago de regalías por medio de proyectos de inversión. Así que, la expedición del Decreto es realmente oportuna para los sectores petroleros y mineros en Colombia, pues reglamenta y explica de forma eficiente lo relacionado con esta modalidad de pago de regalías.

Así las cosas, las compañías que hayan obtenido ingresos brutos superiores a 33.610 UVT durante la vigencia fiscal anterior , podrán formular, presentar y ejecutar proyectos de inversión bajo la modalidad de obras por regalías para el desarrollo de las entidades territoriales donde realizan esas actividades. En otras palabras, la inversión en proyectos de infraestructura por parte de las compañías que desarrollen actividades de explotación en una entidad territorial permitirá a esas compañías cumplir con su obligación de pago de regalías con la ejecución de esas obras (en adelante, “Obras por Regalías”).

El Decreto, además, es de suma importancia para el país, pues fomenta la responsabilidad social de las compañías mediante una inversión socialmente responsable y una participación de las comunidades beneficiadas con estos proyectos, contribuyendo con ello al mejoramiento social, económico y ambiental de los territorios en los que se desarrollan los proyectos.
Ahora bien, sobre los proyectos de inversión a ser financiados bajo la modalidad de obras por regalías (en adelante, los “Proyectos de Inversión”), el Decreto presenta las siguientes particularidades:

  • Los Proyectos de Inversión deben estar en concordancia con el Plan Nacional de Desarrollo y con los planes de desarrollo de las entidades territoriales, por lo cual deberán ser formulados, estructurados y presentados de conformidad con lo señalado en el Sistema General de Regalías.
  • Los Proyectos de Inversión serán financiados con recursos de las compañías, que deberán acreditar su entrega a satisfacción del proyecto para el reconocimiento del pago de regalías.
  • Se dará prioridad a los Proyectos de Inversión que tengan como objeto la construcción de infraestructura en servicios públicos, vías terciarias, proyectos agrícolas y proyectos productivos en el sector urbano y rural de la entidad territorial beneficiada.
  • Las entidades territoriales que se beneficien de estos Proyectos de Inversión deberán publicar en su página web un listado de proyectos. Las empresas podrán seleccionar cualquiera de esos proyectos, o podrán presentar una propuesta nueva de proyecto a la entidad territorial.
  • Se podrán presentar Proyectos de Inversión entre dos o más compañías, siempre que cada uno cumpla con lo señalado en el Decreto y se surta el proceso de acuerdo con la entidad territorial beneficiada.
  • Los Proyectos de Inversión no pueden ser parte de aquellos que: (i) por mandato legal las empresas están obligadas a realizar; (ii) los contemplados en sentencias judiciales; (iii) los relacionados con los pagos de compensaciones ambientales; o (iv) aquellos que tengan relación de causalidad con la actividad generadora de renta.
  • Los Proyectos de Inversión, deberán ser presentados por las entidades territoriales ante el Órgano Colegiado de Administración y Decisión respectivo, para su viabilidad, priorización y aprobación, previo cumplimiento de los requisitos del Sistema General de Regalías.
  • Teniendo en cuenta lo anterior, Colombia recibe con mucha alegría el Decreto y espera que las empresas encuentren un beneficio en su aplicación, pues las Obras por Regalías no solo serán una herramienta para la agilización en el pago y cobro de las regalías, sino que serán una oportunidad para las empresas de contribuir de forma directa y eficaz al desarrollo y crecimiento de la entidad territorial donde realizan sus actividades, pues es a través de infraestructura para el funcionamiento de los servicios públicos, que se construye un país al servicio de sus comunidades.

Autor: Marianna Boza Morán
Directora Brigard & Urrutia
PDCA – marzo 2020
03 de febrero de 2020

Comparta esta información con sus contactos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Traducir »