Edición 3

"Brillan el oro, cobre y esmeraldas en Colombia"

Artículo 3 - Reportaje

Los Metales Colombianos
que Brillan en 2018
El 2018 tendrá una característica: El aumento de la producción de oro, cobre y esmeraldas gracias a la minería bien hecha. Ello contribuirá al empleo y al desarrollo del país.

Reportaje con
Santiago Ángel Urdinola

Presidente de la ACM.

El Chocó se perfila como puntal cuprífero gracias a cuatro proyectos de exploración y explotación a gran escala de cobre, que marcarán el hito para el desarrollo de este metal en el territorio nacional.

Los proyectos mineros El Roble y Volador, de las canadienses Atico Mining y Rugby Mining, respectivamente, Mandé Norte de la estadounidense Muriel Mining Corporation, y el de Minera Cobre son los que empiezan a colocar este metal en el radar nacional e internacional.

“Los geólogos de las empresas mineras en el país aseguran que el potencial de este metal en esta franja es casi tan alto como en los países de la región y de paso se convierte en una reserva estratégica”

Dichas operaciones, que sumados a los de Quebradona de la sudafricana AngloGold Ashanti, Córdoba de la canadiense Minerales Córdoba, y a otros proyectados a largo plazo en los departamentos de Putumayo y Nariño, están localizados en el denominado Cinturón del Cobre del Pacífico, que comienza en Panamá y termina en Chile.

“Los geólogos de las empresas mineras en el país aseguran que el potencial de este metal en esta franja es casi tan alto como en los países de la región y de paso se convierte en una reserva estratégica”, afirmó el presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), Santiago Ángel Urdinola.

El representante gremial agregó que “como el cobre es considerado por el Gobierno como un mineral estratégico de interés nacional,  las entidades del estado encargadas de otorgar los permisos, sobre todo los ambientales, para la operación, deben ser diligentes para que estos sean expedidos en el menor tiempo posible, así se garantizará la inversión para su producción”, enfatizó Ángel Urdinola.

Los proyectos en camino.

La operación minera El Roble se ubica en las inmediaciones de la cabecera municipal de Carmen de Atrato. Su operación es subterránea y el metal es considerado de alta calidad. La planta tiene una capacidad de procesamiento de 650 toneladas diarias.

Desde que obtuvo el control del título, el 22 de noviembre de 2013, Atico ha actualizado la producción de una capacidad nominal de 400 toneladas diarias a las 650 actuales.

El proyecto Volador, de Rugby Mining, se localiza en el municipio de Cobrasco. La concesión cubre 3.000 hectáreas y el título está sujeto a una Regalía Neta de Fundición del 1%.

“Si se permiten los permisos necesarios para la perforación, la exploración comenzará con un programa focalizado de mapeo geológico, muestreo geoquímico y estudios geofísicos terrestres para seguir los datos geoquímicos históricos, que definen el gran objetivo de pórfidos. Este trabajo ayudará a delinear el grado de anomalía de la superficie y permitir la orientación de perforación”, señala la multinacional en su portal.

En la región del Carmen del Darién, el complejo Mandé Norte se dedicará a la operación cuprífera. La inversión inicial se estableció en poco más de US$ 20 millones, y se busca extraer cobre en un área aproximada de 160 km2, (16.000 hectáreas). Se considera que su depósito es grande: Se calcula una explotación de 30 años y se estima un volumen de producción diario de 70.000 toneladas.

“Este avance de proyectos de minería bien hecha, legal, y sostenible en el Chocó tiene especial significado en una región afectada por el auge de las explotaciones ilegales. La llegada de proyectos mineros legales, previamente autorizados por la autoridad ambiental, abre la puerta del desarrollo de un sector que puede ser, sin duda, motor de desarrollo regional”, señaló Silvana Habib, presidente de la Agencia Nacional de Minería (ANM), en entrevista con Portafolio.

El cuarto proyecto de cobre es el de la empresa Minera Cobre. Además del complejo Frontino que desarrolla en Antioquia, opera una similar en la región del Atrato. La inversión estimada es de US$ 15 millones.

La funcionaria precisó que Colombia posee variados ambientes geológicos en su geografía, que han favorecido el descubrimiento de depósitos minerales de clase mundial, permitiéndole al país destacarse en los mercados internacionales. “En el caso del cobre, el país viene explorando en la cordillera occidental, especialmente en el Chocó”, reiteró.

Adicionalmente, indicó que la producción de cobre significa una enorme oportunidad de empleo y encadenamientos productivos hacia adelante en la industria metal mecánica, siendo materia prima base para sectores como las telecomunicaciones, el automotriz, y de los materiales para construcción, entre otros.

Córdoba aporta al mapa minero.

Uno de los recientes hallazgos anunciados al país para la producción de cobre es el del proyecto Córdoba, que opera la empresa Minerales Córdoba, y que se ubica en el municipio de Puerto Libertador, a pocos kilómetros de Montelíbano, cerca al complejo de Cerro Matoso.

El título abarca cerca de 20.000 hectáreas concesionadas y se encuentra en la etapa de exploración.

Información de la citada minera indica que el área más avanzada es de 1.000 hectáreas, cuya prefactibilidad terminó en el 2017, y que sería la primera iniciativa de producción. En esta primera etapa se han invertido US$ 25 millones, de los US$ 40 millones que se desembolsarán.

El Oro, gran protagonista.

Con las 65.000 onzas de oro que se extraerían de los proyectos Santa Rosa y Cisneros, de las firmas Red Eagle Mining y Antioquia Gold, respectivamente, la operación aurífera del país garantizaría el crecimiento de su producción en poco más de un 25% para el 2018.

Según registros de la ACM, la producción de este metal precioso en sus empresas afiliadas en el 2017 fue de casi 285.000 onzas, y de mantenerse el volumen y si se suman las 65.000 nuevas onzas, el 2018 debiera cerrar con 350.000 onzas.

La producción de oro en el 2016, en el territorio nacional, de las mineras inscritas en la ACM fue de 253.872 onzas, y en el 2015 el reporte registró 223.915.

“Llama la atención de esta nueva producción aurífera su legalidad, que será a gran escala y empresarial, que pagará impuestos y regalías, y que todos sus trabajadores tienen contrato con prestaciones sociales”, afirmó Santiago Ángel Urdinola, presidente de ACM.

El dirigente recalcó que los citados proyectos mineros cumplen con estándares internacionales de calidad y sostenibilidad, de principio a fin, en toda la cadena de producción, “porque son amigables con el medioambiente”

Las cifras de producción de la ACM contrastan con las de la Agencia Nacional de Minería (ANM), entidad oficial que proyectaría un consolidado de producción para el 2018 de 1’400.000 onzas. La diferencia obedece a que este último cálculo considera la producción a pequeña, mediana y gran escala.

“Los proyectos mineros Santa Rosa de Red Eagle Mining y Cisneros de Antioquia Gold implementan una minería bien hecha, y son muy importantes para el desarrollo y perspectivas del sector”, dijo Silvana Habib, presidenta de la ANM.

Agregó la funcionaria que estas dos iniciativas económicas, junto con los proyectos Buriticá, de Continental Gold, y Gramalote, de Anglo Gold Ashanti, representarán un incremento en la producción nacional de oro de aproximadamente un 39% hacia el año 2020.

“Muy posiblemente le permitirían a Colombia ingresar al top 10 de los países productores de oro; hoy ocupamos el puesto 15 en el ranking mundial”, señaló. “Además, vale la pena mencionar el trabajo con la comunidad y el relacionamiento con el territorio, que han hecho las empresas responsables de estos proyectos mineros, puesto que han logrado crear una sinergia productiva muy importante con los otros sectores económicos en las regiones donde operan”.

En busca del Oro.

La operación del proyecto Santa Rosa (denominado también San Ramón), de la canadiense Red Mining Eagle, comenzó las operaciones de producción el pasado 2 de enero, con una extracción de 750 toneladas de material por día.

De acuerdo con la información localizada en el portal de la firma, y recogida por Portafolio, la producción proyectada es de 50.000 onzas de oro anuales durante los ocho años de vida útil de la mina, para un total de 405.000 onzas estimadas como reservas para el proyecto, con un tenor promedio de 5,2 gramos de oro por tonelada.

Así mismo, el complejo tiene además recursos medidos e indicados de oro estimados en 479.000 onzas, con un tenor promedio de 3,59 gramos de oro por tonelada.

“El desarrollo subterráneo en la mina de oro de San Ramón continúa avanzando de acuerdo con el plan, con 412 metros en diciembre y 5,288 metros completados hasta la fecha”

Igualmente, se estiman recursos inferidos del orden de las 133.000 onzas de oro, con un tenor promedio de 2,71 gramos por tonelada. La compañía canadiense ha invertido en el proyecto cerca de 120 millones de dólares.

Por su parte, el proyecto Cisneros, de Antioquia Gold, se encuentra en su etapa final de montaje y pruebas, para comenzar su fase de producción a comienzos del segundo semestre del presente año.

Aunque en su sitio web no reporta la producción estimada del proyecto, por sustracción se deduce que esta puede llegar a las 15.000 onzas de oro anuales.

Información divulgada por la multinacional indica que en la construcción del proyecto Cisneros se estiman inversiones por valor de US$ 40 millones. Y en el 2016 se habrían realizado desembolsos para el desarrollo de la obra civil por US$ 17 millones.

“Nuestro objetivo con la perforación planificada en superficie y subterránea es continuar creando confianza en el recurso, reduciendo el riesgo del proyecto y proporcionando valor para los inversores”, señaló Gonzalo de Lozada, presidente y consejero delegado de Antioquia Gold.

Otro de los proyectos mineros que ayudarán a incrementar el volumen de producción de oro en el 2018 será Buriticá, de la minera Continental Gold.

El complejo generará, entre impuestos y regalías, cerca de US$ 950 millones durante los 14 años de operación. Y su producción será de 280.000 onzas de oro al año, lo que para la multinacional ayudaría a incrementar aún más la producción legal de este metal en el país.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) autorizó a Continental Gold a construir y operar toda la infraestructura minera necesaria, con una planta de beneficio de máximo 3.200 toneladas por día. Además, le dio vía libre para utilizar el material aluvial necesario para la construcción durante las etapas de preproducción y producción.

Esmeraldas con brillo propio.

Para la firma Norton Rose Fulbright, el 2018 despejará el camino para la producción esmeraldífera.

“Se verán inversiones interesantes en este mercado, ya que la producción ha dejado de ser artesanal para dar paso a una operación a gran escala tecnificada”, aseguró el analista de la firma, quien –asimismo– indicó que con la entrada de Minera Texas y los “excelentes resultados hasta el momento en la operación” ha sido la carta de presentación para que otras compañías muestren un interés real por participar en este mercado”.

Nicolás Arboleda, concluyó que en el próximo año su producción dará una gran sorpresa: “No se puede hablar aún de volúmenes, pero llegarán nuevos actores”

Con información de Alfonso López, Portafolio

Comparta esta información con sus contactos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
© Copyright 2019. Sitio desarrollado por Inkster
Traducir »