Edición 3

"Brillan el oro, cobre y esmeraldas en Colombia"

Artículo 4 - Opinión

Por Marianna Boza Morán

Directora de Brigard & Urrutia.

Instrumentos técnicos de referencia para la gestión de proyectos mineros en Colombia.

La gestión ambiental de proyectos mineros en Colombia se fundamenta en guías técnicas minero – ambientales y en términos de referencia para la elaboración de estudios de impacto ambiental de proyectos mineros (en adelante “EIA”).

Tanto las guías como los términos de referencia constituyen instrumentos mediante los cuales se planea la gestión ambiental de los proyectos mineros desde la etapa exploratoria, para convertirse posteriormente en los instrumentos mediante los cuales las autoridades efectúan control y seguimiento durante la etapa de explotación.

Las Guías Minero – Ambientales fueron formuladas conjuntamente por el Ministerio de Minas y Energía y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en el 2002, con el apoyo de la Cooperación Técnica Internacional CERI – Colombia – CIDA y Lakefield Research Limited. Tienen por objeto servir a inversionistas e interesados en este renglón de la economía como un referente técnico para adelantar la gestión ambiental de proyectos mineros en Colombia.

Las Guías Minero-Ambientales incorporan un modelo de 17 programas de manejo ambiental para la etapa exploratoria y de 25 programas para los proyectos en etapa de construcción y montaje de equipos y explotación. Debido a los cambios ulteriores en los términos de referencia adoptados por la autoridad minera y la autoridad ambiental, como se explica en más detalle posteriormente, los programas contenidos en las Guías son vinculantes para la autoridad minera tanto en la fase de exploración como de explotación, y sirven como referencia a la autoridad ambiental para ambas fases.

En 2017, de forma complementaria, la Agencia Nacional de Minería mediante la Resolución 143 del 29 de marzo de 2017, adoptó los ”Términos de Referencia – Trabajos de Exploración, Programa Mínimo Exploratorio y Programa de Trabajos y Obras (PTO) para materiales y minerales distintos del espacio y fondo marino”, acogiendo las Guías Minero-Ambientales y sus anexos, como mínimo ambiental.

Estos términos de referencia fueron dictados en desarrollo del mandato de la Corte Constitucional, que en sentencia C-389 de 2016 ordenó a la autoridad minera adoptar medidas especiales para asegurar la protección del ambiente y el adecuado manejo de los recursos naturales en la entrega de contratos de concesión, exigiéndole además verificar los mínimos de idoneidad laboral y ambiental antes de entregar un título minero.

Recordemos que la sentencia C-389 de 2016, entre otros temas, señaló que la minería es una actividad constitucionalmente admitida y políticamente promovida que debe asegurar los más altos estándares de respeto a las normas ambientales, proveer empleos que respeten las condiciones mínimas del derecho al trabajo, permitir el aprovechamiento de los recursos naturales de manera sostenible.

Estos términos de referencia son aplicables a las solicitudes de propuestas de contratos de concesión que se encontraban en trámite a la fecha de entrada en vigencia de la Resolución.

Desde el punto de vista ambiental, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (“ANLA”), en el 2011 formuló y adoptó los términos de referencia para la elaboración de EIA para proyectos de explotación minera, que posteriormente fueron actualizados a su versión actual, mediante la Resolución 2206 del 27 de diciembre de 2016.

Es relevante destacar que la versión de 2011 de los términos de referencia llegó a incorporar 29 programas de gestión ambiental que en total reunían 51 fichas de manejo ambiental; mientras que, al ser actualizados en su versión de 2016, desapareció el listado taxativo de medidas de manejo ambiental. Esto evidencia un cambio de concepto por el cual se migró de la formulación de programas de gestión ambiental basados en componentes del medio ambiente (físico, biótico y socioeconómico), a medidas de manejo que toman en cuenta el grado de importancia del impacto ambiental al cual deben responder, con base en el principio de jerarquía de mitigación conforme al cual las medidas de manejo ambiental deben obedecer a la necesidad de prevenir, mitigar, corregir y/o compensar los impactos resultantes de actividad.

Estos nuevos términos de referencia reflejan el esfuerzo de la autoridad minera y la autoridad ambiental por documentar las experiencias y abordar los retos globales que aportan valor y pueden ser replicables en Colombia.

Así mismo, le otorgan la versatilidad a los futuros EIAs de adaptarse al entorno geográfico, ambiental y sociocultural de manera asertiva, y responder al contexto y dimensión del proyecto. Sin embargo, pueden representar un desafío para los inversionistas extranjeros que incursionan por primera vez en Colombia, en la medida que requieren el mayor contexto posible. Por otra parte, suponen un reto al incrementar el nivel de discrecionalidad tanto para el inversionista que formula las medidas de manejo, como para quien las evalúa.

Así las cosas, los cambios señalados configuran un sendero de progreso que podrá desafíos necesarios en la consolidación una gestión ambiental madura, al propender por un sano equilibrio entre estándares optimizados para el desarrollo de proyectos mineros exitosos y la sostenibilidad del entorno.

Comparta esta información con sus contactos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
© Copyright 2019. Sitio desarrollado por Inkster
Traducir »