Edición 8

Aproposito de los 200 años, un poco de historia del oro, Antioquia pionero

Los primeros decenios del siglo XX fueron los de mayor pujanza en la actividad minera de Colombia y en especial de Antioquia debido a la fuerte demanda mundial de oro, donde aparecieron nuevas tecnologías tanto para la minería de veta como la de aluvión, se comenzó a generalizar el uso de la dinamita en los socavones y sistemas hidráulicos mejoraron la producción de los placeres. Fue en 1914 cuando la Pato Mining importo las primeras grandes dragas modernas que flotaron en las vegas y los ríos Nechi, Porce y Cauca, con sistemas de concentración que mejoraron la producción aurífera.

En 1905 el gobierno de Reyes modifico un poco la estructura geográfica de Antioquia, recuperándose el Urabá pero perdiendo territorio y minas al Sur que pasaron al departamento de Caldas, sin perturbar en mucho la economía minera. Sin embargo para estos tiempos un factor importante fue el reemplazo de Inglaterra como potencia y la llegada de los Estado Unidos comprando las empresas y los intereses de los ingleses. Es así como aparece la International Gold Mining Corporation que le compro a los británicos las participaciones en Bolivia y Frontino Mining Co y luego a la Oroville Dredging Co que tenía sus operaciones con la Pato y otras pequeñas participaciones, de esta manera se convirtió en la principal productora de oro de Antioquia y también podríamos decir de Colombia. Su hegemonía se mantuvo hasta la década de los 70´s.

Estas empresas tenían una enorme ventaja y es que además de producir el oro también lo exportaban y comercializaban en los mercados de Nueva York y Londres, esto último era más lucrativo que extraerlo, además desde que en 1916 Gran Bretaña fijo la libra esterlina en oro, el precio del metal quedo absolutamente garantizado en el exterior.

Durante los primeros 30 años del siglo XX, los empresarios mineros antioqueños fueron los únicos colombianos que crearon, administraron y desarrollaron compañías mineras organizadas en el país. En las otras regiones auríferas como Cauca, Nariño y Choco, el negocio era manejado por las empresas norteamericanas, que también estaban en Antioquia y seguramente extraían la mayor parte del oro del departamento, pero un buen número de las minas antioqueñas más productivas eran explotados por antioqueños como las minas de Titiribí, Porce, Amalfi, Segovia y el Nus, también en el Tolima, en las vetas auríferas de la Cordillera Central muchos de los propietarios de estas pequeñas y medianas minas eran empresarios antioqueños.

En cuanto a las empresas extranjeras desde los años veinte, casi no había ninguna de propiedad de los ingleses, los franceses habían desaparecido desde el comienzo del siglo y las 3 existentes en Antioquia eran estadounidenses.

En la época de la gran crisis entre 1929 y 1934, el único mercado que se mantuvo avante fue el minero cuando los demás sectores económicos del país iban en retroceso. Varias minas subterráneas de Antioquia aumentaron su producción y la titulación minera iba en incremento llegando a más de 2,500 títulos de los cuales 1.112 eran títulos redimidos a perpetuidad que no pagaban impuestos y 1.013 títulos en concesión que incluían vetas y aluviones. En esta época de los 30´s también hubo importantes innovaciones tecnológicas como molinos de pisones, mesas concentradoras, placas amalgamadoras, elevadores hidráulicos y un sin número de accesorios que mejoraron la productividad, siendo la mina más importante la de Segovia de la Frontino Gold Mines, hoy de Gran Colombia Gold, con registros históricos de producción. Una mina de mucha relevancia fue la Mina Berlín en Yarumal, que cerro años posteriores hasta la actualidad y que para esa fecha era la mina de filon mas grande del país que procesaba cerca de 11.000 toneladas mensuales de mineral en contraste de las 10,500 toneladas que procesaba la Frontino Gold Mines.

Con el inicio de la Segunda Guerra mundial se congela inmediatamente el mercado internacional del oro. A pesar que en 1940 fue el mayor año de producción de oro en Colombia con más de 630.000 onzas producidas de las cuales 417,017 onzas venían de Antioquia, inicia desde 1941 un prolongado periodo de declinación que llega hasta 1960 con casi un total estancamiento de la producción aurífera. Al proceso anterior se le suma el desinterés que el Ministerio de Minas y Petróleos le dio al sector minero pues consideraba que esta actividad estaba en manos de los extranjeros que explotaban sin consideración los yacimientos, nunca se preocuparon por renegociar las condiciones y los contratos con dichas compañías.

Con la llegada del INGEOMINAS desde 1969 se identificaron unas zonas potenciales en la Cordillera Occidental de yacimientos tipo pórfido con valores importantes en Cobre lo que entusiasmo un poco la actividad minera y la reactivación del sector. En la década de los 70¨s una oleada de nacionalizaciones en américa latina prendieron las alertas a las compañías americanas que decidieron iniciar proceso de cesión o venta de sus compañías y es así como se hacen algunos negocios de las compañías mineras más importantes del país como la Pato Consolidated propiedad de la International Mining que vendió sus activos y minas a Mineros de Antioquia y la Frontino Gold Mines que cedió sus derechos a sus trabajadores. En esta época se inicia otro capítulo de la minería colombiana.

La llegada de los grandes yacimientos, alto volumen-bajo tenor, alrededor del mundo a partir de 1982, sacaron a Colombia del radar de las ligas mayores, que solo fue reactivado positivamente en los inicios del siglo XXI, con sus mejores resultados a finales de esta primera década e inicios de la segunda, acompañado de las grandes inversiones internacionales, especialmente canadienses, apalancadas en los altos precios del commodity . Para este tiempo y con unas exigentes campañas exploradoras Colombia se situó en un alto pedestal de los descubrimientos auríferos y cupríferos de talla mundial que hoy están a la espera de iniciar operaciones y obtener los permisos requeridos para operar en una complicada legislación minera y ambiental de este convulsionado país.

Autor: Nicolás López Villega
Geólogo-Country
Exploration Manager lamgold Colombia

Comparta esta información con sus contactos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Traducir »